15 nov. 2008

EL HOSPITAL DIA -2 ( QUE VENGA EL DOLOR )






















Ya entrada las tres de la mañana me preparaba para la cirugía, pues mas que nervioso yo digo ansioso, al fin me deshaceria de mis amígdalas del demonio una operación sencilla sobre todo si te la realizan despierto, viendo como acerca la doctora con sus grandes pinzas y bisturí cual carnicero, 10 minutitos que parecían horas, dolor???
Umm… bueno la verdad pues si para que mentirles, pero en realidad hay cosas que duelen mas…

El dolor adopta formas diversas: una punzada, una leve molestia… Dolor sin más, el dolor con el que convivimos a diario, pero hay un dolor que no podemos ignorar, un dolor tan enorme que borra todo lo demás, y hace que el mundo se desvanezca, hasta que solo podemos pensar en cuanto daño hemos hecho, como enfrentarnos al dolor depende de nosotros.

El dolor hay que anestesiarlo, aguantarlo, aceptarlo, ignorarlo. Para algunos la mejor manera de enfrentarse a el es seguir viviendo.
El dolor solo hay que aguantarlo, esperar a que se vaya por si solo y a que la herida que lo ha causado cicatrice, no hay soluciones ni respuestas sencillas, solo hay que respirar hondo y esperar a que se calme. La mayoría de las veces el dolor puede aliviarse, pero a veces llega cuando menos te lo esperas, te da un golpe bajo y no te deja levantarte.

Hay que aprender a aceptar el dolor, porque lo cierto es que nunca te abandona y la vida siempre lo acrecienta.


POR: ANGEL NEGRO

5 comentarios:

MeryJane dijo...

muchas gracias x el comment!
x

Fraaan dijo...

Con esas fotos da miedo tar en ese hospital!
Parece tan de pelicula de terror!
Bueno luego me detengo a leer tu post mas detenidamnete, me alegra que todo haya salido bien. Lo mejor para ti
xoxo
Fran

Dreamer dijo...

Hey!!!
Gracias por esibir en mi blog!!!!
qué miedo ¿no?

Mikamy dijo...

uffff que yuyu!! entre las fotos, la música... que atmósfera has creado, me encanta!

Marquis de Lannes dijo...

Es verdad que las fotos ponen el pelo de punta! creo que has conseguido transmitir una sensacion oprimente y tan lugubre que parece mas un mortuorio que un sanatorio! Bravo! Un beso desde Paris!